A nosotras nos crian con miedo

¿Por qué tenemos que andar siempre acompañadas?¿Por qué tiene que pasarnos algo? ¿Cuál es el problema si queremos dormir fuera? ¿Si me quiero mudar sola?⁣ ⁣¿Quién pensará qué? ¿Por qué habría de importarme su opinión?⁣⁣⁣⁣⁣Que sí, que hay que tener precaución, pero si la tengo ¿Por qué me haces sentir insegura con tus comentarios inoportunos?⁣⁣⁣⁣⁣⁣¿LosSigue leyendo “A nosotras nos crian con miedo”

¿De qué se escribe cuando no se está enamorado?

– De nada. – ¿Cómo que de “nada”? – Sí, de “nada.” Nadie escribe sin estar o haber estado enamorado. – No estoy de acuerdo. – Puedes no estarlo, eso no significa que tengas razón. – Es imposible que todo el que escriba esté “enamorado”, hay quienes lo hacen desde el dolor, la soledad, suSigue leyendo “¿De qué se escribe cuando no se está enamorado?”

He retornado en serio, de verdad, sin miedos

Me enfrento otra vez a una página en blanco y me aterra. No saben cuantas vueltas me inventé para postergarlo. Porque sí, me gusta escribir, pero crear el hábito, fomentar la disciplina de hacerlo todos los días, pues no es un asunto de querer, más bien del hacer conscientemente, continuamente. Ya lo había intentado enSigue leyendo “He retornado en serio, de verdad, sin miedos”

Él solo quería llorar

Quería llorar, olvidó cómo hacerlo. Se desvanecía por dentro. Luchaba entre el dolor y la culpa sin ubicar escapatoria, porque en alguna parte de su vida, junto a la humanidad que le caracterizaba, se había perdido. Buscaba ayuda. Nadie entendía cómo era posible que en su mirada se acomularan tanto peso, nadie podía entender cómoSigue leyendo “Él solo quería llorar”

Por ser descuidada

Me gustaba llevar mi pelo rizo, vestir ropa colorida. Lucir aretes grandes y pomposos. Bailar con soltura, kizomba, zouk, kompa…cualquiera de esos ritmos pegajosos que al compás del tambor te resuena en las caderas. Era feliz. Nunca tuve dudas de mi herencia africana, nunca, hasta aquel día. Era sábado, un hermoso sábado ahora que loSigue leyendo “Por ser descuidada”

Nota para el adivino

Había guardado tú número con sólo el nombre de encabezado, “Fulanito”, me parecía más cercano, más personal, más íntimo. Te sentía demasiado como para interponer apellidos entre nuestros sustantivos. Hoy en un desesperado arranque, tomé el celular en las manos, me dirigí a los contactos, presioné “editar”, y no lo pensé dos veces: “Fulanito deSigue leyendo “Nota para el adivino”

El chico de la gorra amarilla

Sentado en el parque está, rodeado de gente uniforme, envuelto en un ego que tal vez ignora, que tal vez conoce demasiado. Vestido de negro, con jeans ajustados, la barba abultada, las gafas gigantes. Mirándome aunque no lo miro, y sé que me mira  porque lo siento así. La música alternativa es lo mejor, leSigue leyendo “El chico de la gorra amarilla”

Te había superado

Pensé que te había olvidado, bueno, sabía que no, pero me lo creí, para no hacerme daño. ⁣⁣⁣⁣Todo iba de maravilla. Salí con otras personas, bailé por otras esquinas, me creció el cabello, le salieron horquillas. Me lo corté de nuevo, lo teñí para variar. ⁣⁣⁣⁣Conocí una que otra historia, volví a encontrarme. Me enfoqué,Sigue leyendo “Te había superado”