Aceptar que tuvimos la culpa, he ahí el dilema

Un golpe a nuestro ego. Definitivo. Directo. Tormentoso.

Inventarse fantasmas malévolos. Culparles de nuestros tropiezos. Acusarles por difamación. Defender nuestro caso frente al Ministerio Público. Perderlo por “delirios de persecución.”

Chocar con una pared de cemento, asumir nuestra responsabilidad sin muchas ganas.

Justificaciones injustificadas.

Cargar con las consecuencias, he ahí la frustración

He ahí la razón por la que uno piensa es mejor ignorar nuestras equivocaciones en vez de aceptarlas y remediarlas.

Realidad de realidades, todo es realidad.

Que crecer también es preciso evolucionar.

Quitar los pellejos que entorpecen que la piel nueva y reluciente aflore.

La cuestión está en dejarnos llevar.

Publicado por Marifa

Mis letras soy, con distintos personajes, lugares, diálogos y brebajes. Tome la libertad de decirme lo que sienta, lo que perciba. Puede que llegue a entenderme mejor que yo misma.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: