Unos versos para mi dulce de leche

Si me dieran a escoger entre tus ojos y el dulce de leche, escogería tus ojos, y créeme que es de los mayores halagos que podrían hacerte, porque ¿Acaso has probado el dulce de leche? Ese mismo placer inunda mi pecho cada que por un segundo tropiezo con tu mirada. Bonito accidente que no empalagaSigue leyendo «Unos versos para mi dulce de leche»