Vernos despiertos

¡Ay! Sí las miradas no hablarán, ¿Qué sería de los corazones? Nada, exactamente nada, solo bombear sangre, oxigenar el cuerpo, latir en armonía con el viento, eso y nada más…

¡Ay! Qué insulsa sería la vida sin esa “picardía” de las cálidas pupilas enamoradas.

¡Ay! ¿Qué sería de las retinas, el iris, el ocelo? Nada, solo lagrimear y pestañear…

¡Ay! ¿Quién descansa cuando ama? Quién logra conciliar el sueño cuando los sueños se van durmiendo solo por vernos despiertos.

Marifa

 

Pintura: “El paseo”, de Pierre Auguste Renoir (1870).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s