Gente

Es que al final todos somos gente, que respira, que siente, que se enoja, que se le acalambra las fibras del estómago, que se enamora, gente cuyo cuerpo está formado por 70% de agua y otros 30% de órganos que funcionan por obra y gracia de la naturaleza, en casi perfecto orden, porque sí, la evolución nos ha dejado piezas innecesarias, que forman parte de nosotros, nos hacen especiales y aún así, cuando la vida se acabe, todos nos convertiremos en polvo. Vale cuidar lo que hago y pienso, porque uno será tu legado en la tierra para quieres siquiera te tuvieron cerca y lo otro, representará la esencia de tu alma, para los que tuvieron lejos.

Marifa

Pintura: “Alegría” de Cándido Bidó.