Nada más que perder

En la difícil tarea de construir hay momentos que la gente no percibe, eso de que se te acaban los materiales y tienes que pedir prestado, eso de que disminuyan las fuerzas.

Sabes que te toca continuar, no es justo que te haya tocado algo de tal magnitud, te hacen falta los planos, estás desecho. Se te caen los materiales al suelo, te tiras a

descansar con ellos porque simplemente no puedes más.

Entre las frívolas paredes, la cerámica, la cocina, las habitaciones, los trece pisos, no estás del todo seguro si de verdad vas a poder llegar, si valdrá la pena, y ahí cuando estás al borde del colapso, decides seguir, no justamente porque estés seguro que saldrá todo bien, sino porque nada más tienes que perder.

Marifa

2 comentarios sobre “Nada más que perder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s