Me lo inventé yo

Esas conversaciones, las estúpidas conversaciones,

esa risa, la cándida risa,

esa voz, el dulce timbre de tu voz,

la ilusión, toda esa ilusión de la cual estuve consciente,

que disfrutaba, que disfruté, las extraño, mucho,

juego con la idea de que algún día me sorprenderás con un “Hola, ¿Cómo estás? ¡Cuánto tiempo!”,

entonces, hablaríamos hasta más no poder,

se nos pasarían las horas entre carritos públicos,

metro, trabajo y baño,

llegaría la noche, nos despediríamos,

“Duerme lindo, bruja”, me dirías, “Descansa, adivino”, respondería,

en sueños volaríamos donde nuestros deseos quisieran,

bailaríamos un poco, con todo y tus pies izquierdos,

uniríamos nuestros cuerpos hasta que el calor nos hiciera sudar,

con la piel adornada de rojo carmesí, recitaríamos a Buesa, a Drexler, a Chocolate…

sonaría la alarma, 6:35 a.m.

entraría el mensaje, “Bonjour, ¿Cómo te amanece?”,

se repetiría el cuento, una y otra vez, una y otra vez…

permanece la ilusión y los sueños,

de lo otro, pues, no queda nada,

nunca supe si de verdad lo sentiste así, o todo me lo inventé yo,

mientras duró, funcionó.

Marifa

 

Pintura: “Expresión al atardecer” de Caludet Monet.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s