Las coincidencias no existen

Alguna vez leí que las coincidencias no existen, que son el producto de un momento que percibimos como repetitivo. Carecemos de la rigurosa investigación necesaria para determinar lo que pasa, así que es mucho más fácil llamarla así.  A los de la bata blanca y camisa a cuadros le sobra la data, no me pondré a discutir con ellos, les haré caso. Nada de “fue una coincidencia”, mejor un, “es probable”, o, “gracias a la probabilidad”, creo que va bien con esos deseos desenfrenados que chocan con nuestro subconsciente, a  ver como saldría un poema:

Es probable que no te importe, o sí,

es probable que en este momento estés pensando lo mismo,

no sé, puede que no, pero tal vez sí,

como no estoy segura, aunque lo sienta, aunque lo haya visto mil veces por todos lados,

no me consta, por eso es probable que sea mentira o verdad,

ignoraré eso de “uno en un millón”,

puede que sea cierto,

tal vez no,

así que en lo que probablemente te piense,

prefiero valerme de lo probable, es más real.

 

Marifa

Pintura: “Crepúsculo en Venecia”, (1908), Claudet Monet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s