A primera vista

Lo bonito del “a primera vista”, es que nuestra alma tarda exactamente lo mismo en considerarlo, es decir, no lo considera, por ello todo fluye como el viento en otoño, hasta que nos da demasiado frío. Ponemos abrigo, nos da calor, nos lo quitamos, sustraemos la escencia de lo simple porque “no es posible que sea tan simple”, el viento sigue corriendo, ahora dentro de uno, y uno no sabe cómo quitarse el frío o el calor o lo que sea, “todo es mentira, no le hagas caso”, entonces se va, sale. Nunca averiguaste si fue real, nunca, porque no te lo creíste.

 

Marifa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s