El chico de la gorra amarilla

Sentado en el parque está, rodeado de gente uniforme, envuelto en un ego que tal vez ignora, que tal vez conoce demasiado. Vestido de negro, con jeans ajustados, la barba abultada, las gafas gigantes, mirándome aunque no lo miro,  y yo sé que me mira porque lo siento así.

Solo a un  cobarde se le ocurre mirar, pensar, desear y quedarse quieto a que llegue respuesta de no sé que estratosfera, mientras mira a quien no le devuelve la mirada. Solo a un gallina se le ocurre ponerse esa gorra, amarilla,  pasar por mi lado para luego ignorarme, pero como yo no soy cobarde, gallina, mucho menos, y aunque nunca me llegue a leer, le exijo que de lejos me siga mirando, aunque  no lo mire,  que no diga nada, aunque yo lo sienta,  así la gente rodeada de ego  me  seguirá distrayendo solo para complacer su enfermizo deseo de seguir mirándome y no decir nada, aunque no lo mire y yo sienta mucho.

Marifa

Pintura: Darcy Humberto Gómez, argentina.

 

Publicado por Marifa

Mis letras soy, con distintos personajes, lugares, diálogos y brebajes. Tome la libertad de decirme lo que sienta, lo que perciba. Puede que llegue a entenderme mejor que yo misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: