El chico de la gorra amarilla

Sentado en el parque está, rodeado de gente uniforme, envuelto en un ego que tal vez ignora, que tal vez conoce demasiado. Vestido de negro, con jeans ajustados, la barba abultada, las gafas gigantes, mirándome aunque no lo miro,  y yo sé que me mira porque lo siento así. Solo a un  cobarde se leSigue leyendo “El chico de la gorra amarilla”