Cuerpo extraño

En el  lado izquierdo de mi pecho hay algo molesto, insistente, diferente,  algo que allí no pertenece, pero allí está dificultandome la respiración.

He tratado de buscar soluciones las cuales consideré efectivas por las recomendaciones que le anteceden. Exacto, palabrerías que en realidad significan que me he estado automedicando. Por favor, no me juzgue, todo es porque dudo que algún médico me haga caso.

Ese enorme cuerpo voluble e inverosímil, Inquieta, embroma mucho. Se mueve de un lado al otro, logra hacerme pasar unas vergüenzas, así en plural porque es demasiada,  me disculpa la Real Academia de la Lengua por el arrebato gramatical, ustedes por el nivel de dramatismo, quédese un rato más a ver si nos ponemos en sintonía.

Donde quiera me sorprende el lagrimeo constante, las tímidas sonrisas, el palpitar, el intenso palpitar acompañado de sudoración excesiva. Unas cuantas frases se quedan jugando twister dentro de mi cerebro, o, intento de, entonces pasa, el condenado o más bien muy agraciado, se me cruza por el frente, justamente allí todo empeora.

El “tratamiento” se va al caño cuando el reverendo me mira con esos  ojos negros y me da esa sonrisa interesante… ¡Maldito cuerpo extraño! Quisiera escribir “mi cuerpo te repele”, no es cierto, se ha acostumbrado a ti, te necesita.

Marifa