No, no creo en fantasmas

Eso de que “vienes como un fantasma”

es una estupidez, a mis cortos años no he sentido uno,

a usted sí, tan cierto como las once caries que tengo,

molestas, de vez en cuando, dolorosas, de cuando en vez.

Eso de que “vienes como un fantasma”

es una estupidez, al espectro no lo he visto,

a usted por todos lados, y lo he tocado, mas bien, rozado,

pero del tocar al rozar no hay mucha diferencia ¿Verdad?

es como comparar la neblina con una ventisca,

frío, viento, humedad, uno más potente que el otro quizá,

pero lo mismo es, es lo mismo ¿Verdad? He preguntado eso dos veces, que poca creatividad, lo siento…

ya estoy cayendo en el juego de nuevo, ¿De nuevo en el juego? Bueno, ojalá no me esté

volviendo loca… ¿y si de fantasma tienes más que de ciencia? Pero es

que ya he dicho que es una estupidez, y lo sostengo… ¿Lo sostengo?

 

Marifa

 

 

 

 

Pero sí, necesito al otro

Uno tiende a centrarse en cosas que no tienen mucho sentido, mi madre cada domingo cambia las cortinas de la casa, se queja por el sucio que había sido limpiado el sábado, pero no, también hay que limpiar domingo, porque sí, porque está sucio.

Uno tiende a dedicar tiempo a cosas que no valen la pena, dos horas corriendo fotos en  Instagram, porque es lo que está de moda, es un mundo inventado, pero no, es real, pero sí vale la pena.

Uno tiende a buscar cosas donde no las hay, el chico de la esquina me acaba de picar un ojo, es un acosador, me he sentido incómoda, tiene que ser un psicópata, pero no, no soy la única, pero sí, es importante.

Uno tiende a olvidar a las personas, esa señora necesita que la ayuden a cruzar la calle, injustos los vehículos, injustos los transeúntes, no es mi problema, pero sí, sí me da pena, pero no, no es mi problema.

Uno tiende a sobreponer el uno sobre el otro, primero yo, segundo yo, y tercero yo, nacimos para vivir en comunidad, para coexistir, pero no, primero yo, pero sí, necesito al otro.

Marifa

Pintura: “Yo y la gente de mi barrio”,  Mercedes Zubillaga.