Claude McKay

Formó parte del Renacimineto de Harlem, movimiento que impulsó el arte afroamericano en las ciudad de Nueva York durante los años 20. Su libro Harlem Shadows (1922), se convirtió en una de las primeras obras afroamericanas publicadas por una importante editorial de alcance nacional, ademas de haber alcanzado un éxito de ventas por lo cual ganó el premio Harmon de oro de literatura. 

Nació en Clarendon Parish, Jamaica, el 15 de septiembre de 1889. Escribió sus primeros poemarios, mientras se encontraba todavía en aguas caribeñas. Estas fueron Songs of Jamaica (1912) y Constab Ballads (1912), los versos estaban en dialecto patua. 

Se adapta inmediatamente al ambiente estadounidense lo que se ve reflejado en sus letras, se declara comunista, pero terminó considerando este movimiento como demasiado disciplinado y represor, así decide convertirse al catolicismo. Muere a la edad de 59 años por un ataque al corazón.

Su obra son una critica al conservadurismo, y las precariedades sociales.

Marifa

 

If we must die 

If we must die, let it not be like hogs
Hunted and penned in an inglorious spot,
While round us bark the mad and hungry dogs,
Making their mock at our accursèd lot.
If we must die, O let us nobly die,
So that our precious blood may not be shed
In vain; then even the monsters we defy
Shall be constrained to honor us though dead!
O kinsmen! we must meet the common foe!
Though far outnumbered let us show us brave,
And for their thousand blows deal one death-blow!
What though before us lies the open grave?
Like men we’ll face the murderous, cowardly pack,
Pressed to the wall, dying, but fighting back!

 

Si debemos morir 

Si debemos morir, que no sea como los cerdos que son cazados y encerrados en un lugar sin gloria, mientras a nuestro alrededor ladran como locos los hambientos perros, burlándose de nuestro maldito estado.

Si debemos morir, déjennos hacerlo  de manera noble, para que nuestra preciosa sangre no sea derramada en vano; entonces podremos desafiar hasta a los monstruos  ¡Estarán obligados a honrarnos aunque ya estemos muertos! ¡Oh parientes! ¡Debemos enfrentarnos con el enemigo! Aunque nos superen en número,  seremos valientes y les haremos frente. por cada  mil golpes, ¡daremos un golpe mortal! ¿Qué pasa si ante nosotros yace la tumba abierta? Como hombres seguros de su posición, nos enfrentaremos a la manada asesina y cobarde presionado contra la pared, muriendo, ¡pero luchando!

Traducción: Farhina Sánchez Mariñez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s