Vaso roto

Vaso roto, tillado, cuarteado, difuso.

Vaso que lastimas mis manos.

 

Vaso cruel, despiadado, punzante, amargado.

Vaso que se transforma, que me engaña.

Vaso que clava sus dientes en mi alma.

Que me mata.

Vaso cobarde.

Vaso que huye, se asusta y me espanta.

Vaso desalmado, recio, insistente.

Vaso que ríe, que baila, que siente.

Vaso que roza contra la corriente.

Vaso que cambia de repente.

Vaso real que imagino en mi mente.

Vaso que no sacia la sed que me irrita.

Vaso que derrama lágrimas de vida.

Vaso que no encuentra una salida.

Vaso fiel, comprensivo, silente.

Vaso cansado del tiempo manipulador.

Vaso que aún no encuentra otro sabor.

Vaso que se ha quedado sin amor.

Vaso que recoge sus pedazos.

Vaso que ha achicado su espacio.

Vaso que extraña el haber sido vaso.

Marifa

 

 

 

 

 

Yo lo amé

Yo lo amé. Lo amé, pero siempre supe que no era parte de él y él lo supo también. No es bueno luchar en contra de la marea, dicen, pero nos arriesgamos, ganamos. Nos dimos los dos. Nos gustó, se terminó y lloramos. Entonces bailamos y caímos de nuevo. Nuestra piel se llenó de estrellas y se hizo de noche y nos descubrimos y volamos de nuevo. Nos destrozamos, hueso a hueso, nos volvimos a amar y se nos confundieron las piezas. Lloramos de la alegría, de la tristeza. Nos fuimos a andar, cada quien por su lado, sabiendo que nunca nos volveríamos a encontrar. Sabiendo que nunca más volveríamos a ser igual.

Yo lo amé, a mi manera. Lo amé, aunque ya nadie me crea, digo que lo amé y ahora vivo a la espera. A la espera de otra alma que quiera bailar. Que descomponga cada parte de mi esencia y que se confunda, que sueñe y respire, que se esfume, pero que siempre vuelva. Que tenga miedo, que se lance, que se pierda y me encuentre. Que cruce la calle, sin mirar ambos lados. Que sea intensa, que me ame. Que se ame. Que no tema volar-andar.

Marifa

Duelo a una pasión

La noche está de luto en memoria de una historia que

duró toda la vida recogida en un segundo.

El viento está llorando. Su alma flota, rota.

Di variando en el espacio. Buscando algo

que una vez tuvo en sus brazos.

La luna está en protesta. No reconoce el hecho de que

el ¨hubo¨ no ¨habrá¨, que el ¨amó demasiado¨, fue

muy poco.

Las grises nubes la secundan, entorpeciendo la vista del

el astro menor que una vez transmitió

los mensajes de aquel gran amor.

Ahora todo está en silencio.

El calor, el frío. La brisa, la sequedad y el sueño,

se van rindiendo. Permitiéndoles olvidar.

Dejándoles descansar, sobre su soledad.

 

Marifa

 

 

 

Zouk

Hola pedazos de cielo.

Sí, debo aceptar que estoy por demás descuidada, les pido disculpas, otra vez. Es que el trabajo y la universidad me adsorben hasta la vida, mas pueden estar tranquilos, me propuse darles calor, aunque sea los domingos, para que no muramos de hipotermia. Espero que lo que traigo les baje un poco el frió.

Estuve navegando por los mares de Google, con ganas de llegar al horizonte. No lo encontré, (uisss, que sorpresa), entonces dejé llevar por las recomendaciones, opción que por lo general no logra saciar la sed del marinero insistente, sin embargo esta vez fue diferente. Topé con música antillana. Un tesoro así de cálido como mi alma, así de criollo como un sorbito de chocolate de agua. Se llama ¨Zouk¨, oriundo de Guadalupe, tierra cercana a mi Quisqueya amada. No sé que tanto de ustedes. Tampoco importa. Estoy segura que les gustará.

En algún puerto dicen que el ritmo nació  a partir del kompa haitiano. Se difundió por todo el mundo gracias a Patrick Saint Elie, Claude Pironneau, Freddy Hovsepian, Hamid Belhocine, Marie-Céline Chroné, Marie-Josée Gibon y  Jocelyne Beroard, integrantes de la banda ¨Kassav¨, palabra que significa ¨casabe, una especie de torta a base de yuca. Por ello creo que se me hace agua la boca al escuchar esta delicia de las indias occidentales. Por cierto, así se llama la canción que les traigo, ¨west indies¨, espero les aproveche.

¡¡Feliz domingo!!

Besos de escarcha…

Marifa

 

 

Dos extraños

Como dos extraños vagamos por lo caminos de la vida. Cual si nunca nos hubiéramos visto antes. Cual si no hubieran sido suficientes los instantes del plácido idilio.

Dos extraños que en la calle se rozan por accidente del destino. Ignorando las veces que se les erizó la piel con un beso. Olvidando las charlas eternas en el salón de la plenitud.

Dos extraños, que se amaron demasiado, y hoy no les queda más que una cicatriz, un reflejo en la acera, un eterno silencio.

Dos extraños que se han anestesiado el alma porque ya no soportan la pena y ahora sufren de amnesia.

 

Marifa

He estado volando andando mucho

Hey mis queridos, debo darles las gracias por leer y por darse en cada verso. Les  confieso que las vacaciones me aturdieron un poco. Estuve volando andando mucho por lo que descuidé el blog, pero ya he vuelto. Me tendrán dejando retazos de vida, contando historias, sanando heridas… Espero que sigamos caminando juntos.

Besos de escarcha.

Marifa