Nada crece de repente. Cuando las llamas se van extinguiendo , no se le puede dar  paso a la agonía, mas bien al recuerdo grato, mas bien darle tiempo al tiempo.   Marifa